Acupuntura para embarazo

La acupuntura es una alternativa médica que se ha ganado el respeto de los profesionales y los pacientes, es un tipo de terapia utilizada para aliviar ciertos malestares físicos o para manipular las condiciones del cuerpo en búsqueda de mejorar la salud.

En el caso de las mujeres en estado, la acupuntura para embarazo les ofrece la sensación de bienestar que tomar cualquier medicamento o realizar una rutina de ejercicios no les dará.

¡Sigue leyendo este artículo para conocer más sobre esta valiosa información!

¿En realidad funciona?

El embarazo es una etapa hermosa y significativa en la vida de una mujer, dentro de ella se producen muchos cambios, cada trimestre tiene asociada una lista de síntomas. Resulta muy útil este tratamiento durante el embarazo, igual para antes y después del parto.

Es especialmente eficaz para disminuir notablemente las náuseas de los primeros meses y ayudar a que el bebé se coloque en la posición adecuada para el parto. También puede aliviar el cansancio, la sensación de pesadez en las piernas y el dolor lumbar que provoca el aumento de peso corporal, así como a mejorar la circulación sanguínea y prevenir la hiper-tensión.

Hay mujeres embarazadas que recurren a la acupuntura porque hay ciertas prohibiciones de medicamentos, por el riesgo que pueda correr la salud del bebé bajo el consumo de estos fármacos. Es una buena opción siempre y cuando esté en manos de un acupunturista profesional, debido a que existen puntos muy delicados, por lo que es importante que quede en manos de un especialista.

Mediante acupuntura pueden tratarse todos aquellos desequilibrios que lleguen a darse antes del parto. Sobretodo ayudará a calmar a la futura madre y a disminuir el dolor en el trabajo de parto. Tiene una acción directa en el sistema nervioso central que favorece la liberación de endorfinas, también activa o regula el funcionamiento de los órganos.

¿Cuándo se puede hacer?

Se puede practicar desde los primeros meses de embarazo y a diferencia de los fármacos, no tiene ningún efecto secundario, ni pone en riesgo al bebé. Solo está contraindicada si existen problemas con la coagulación de la sangre. Pese a todos los aspectos positivos mencionados hasta ahora, hay puntos que es recomendable no tocar dentro de esta etapa, como los del abdomen.

Lo mejor sería que desde el inicio del embarazo o al poco tiempo la mujer visite a su médico acupunturista, que la evalúe y la trate según el caso. También el mes previo al parto, la madre debe prepararse para producir el alumbramiento lo más rápido posible.

La práctica de acupuntura es totalmente segura tanto para la madre como para el bebé. Claro que antes de tomar la decisión de hacerlo, se debe verificar con su médico que todas las condiciones estén en orden. Si se tienen complicaciones como que el bebé dio la vuelta al cordón, presentación podálica o exista la imposibilidad de parto natural, lo mejor es buscar otro método.

¡Si te gustó este artículo visita nuestro sitio web para más contenido!

admin_ez2ke1pk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba